domingo, 24 de enero de 2010

HADA LIMUSINA Y MUNDO DÉVICO

Alexiis, 24 de enero, 2010

clip_image002

Buen día amados Maestros, son las ocho y veinte de la mañana y aparentemente ya me necesitan. Siento una energía interna que generalmente significa que ustedes están presentes, así que aquí estoy esperando. . . . Por favor, si eres de la luz date a conocer.

Veo un bosque bañado por la luz del sol y debajo de los árboles – digamos – el sol penetra a través de los árboles y ahí en el pasto hay mucho movimiento, parece que es el mundo dévico, el mundo elemental el que veo. Ustedes me han llamado queridos. . . .

Sí Alexiis, soy el HADA LIMUSINA. No es la primera vez que nos conectamos así que yo voy a hacer de portavoz de todo el mundo dévico, de los elementales, de toda la gente menuda.

¿Por qué ustedes los humanos no consiguen comunicarse con nosotros en forma más asidua?, les cuesta tanto abrirse. Vos Alexiis, por ejemplo, estás muy abierta, pero todavía, yo sé que muchas veces a los que crees que son duendes que están en tu casa, pero no consigues verlos con tus ojos físicos, percibes sí, esas sombras por el rabillo del ojo pero nada más, pero por lo menos estás abierta en tu sentir y eso es lo que todos tienen que lograr.

Parece que acá te tengo que dar una clase fundamental, que sabes pero de la que te olvidas, o sea, a nosotros no nos vas a ver con tus ojos físicos, pero sí con tu tercer ojo, al cual sí tienes abierto. O sea, para los que leen este mensaje, voy a simplificarlo, ustedes – muchos son capaces de hacerlo – nos pueden imaginar, pero no saben o se olvidan que la imaginación es la visión del alma. Entonces sí, nos pueden imaginar o ver con el alma, y es eso lo que es de tanta importancia. Tienen que permitirse el abrir la imaginación.

Esta no es una enseñanza nueva, ya muchas veces se les ha mencionado, pero tienden a olvidarla y quieren ver todo con el ojo físico, el cual es muy limitado y nunca nos podrán ver así.

Todos ustedes tienen que lograr una mayor integración con la naturaleza y por consiguiente con lo que algunos llaman el mundo menudo, el mundo dévico, sea cual sea el nombre que le pongan. Es importante, porque cada uno de nosotros tiene una cierta misión que cumplir para ayudar a la Madre Tierra y todos, absolutamente todos estamos tratando de ayudarle en su gran tarea de purificación.

Ustedes también lo pueden hacer, aunque muchos dirán que viven en ciudades, que no tienen contacto directo, pero manden amor, manden luz. Ustedes no están conscientes todavía de toda la potencia que tienen, de toda la capacidad que ustedes tienen para ayudar, manden amor, manden luz, eso es lo importante, eso es lo que se necesita.

Mándelo a todo el planeta, al corazón de la Madre Tierra, al cielo, al sol. Bañen todo con su inmenso amor, son capaces de hacerlo y van a ver como haciéndolo, ustedes mismos se van a sentir bien. Los que padecen problemas físicos los van a ir mejorando, porque la emisión de amor regresa, regresa al que lo brinda, regresa en otras formas, sí, pero ustedes van a ver que si abundan en el amor, toda su vida cambia. No va a haber tristeza, no va a haber pena, habrá alegría, habrá juego y habrá amor.

Eso es lo que vengo a recordarles este domingo a la mañana. Me gusta Alexiis, evidentemente eres alguien que se levanta con la salida del sol, me gusta, porque así se puede aprovechar mucho más.

Los dejo queridos humanos, piensen en lo que les acabo de decir, Yo Soy el HADA LIMUSINA.

Gracias, querida Hada.

http://alexiis-vozdelaluz.blogspot.com

2 comentarios:

juan hernandez dijo...

La tierra madre nos a soportado por miles millones de años y todo tiene un ciclo y la madre tierra se tiene que purificado todos nuestros EGOS iras muertes que ella soporto,guardo y aguanto en su interior y nosotros podemos ayudarla con amot.

juan hernandez dijo...

La tierra madre nos a soportado por miles de millones de años, y todo tiene un ciclo y la madre tierra, se tiene que purificar de todos nuestros Egos iras muertes que ella soporto, guanto y aguanto en su interior y nosotros podemos ayudarla con amor.